Nunca rota, nunca doblegada 

 Como bien dice el lema de la casa de los Martell, familia ficticia de la saga Canción De Hielo Y Fuego, de George R. R. Martin, Nunca roto, nunca doblegado. Así me siento yo tantas veces, que voy a terminar por hacer mío el lema de los príncipes de Dorne.
 A veces hacer tabula rasa ayuda, no sabía cuanto lo necesitaba hasta que no lo hice. No sé si en mi ingenuidad, muy en el fondo de mi ser pensaba que todo volvería a ser como lo era antes… Me equivocaba. 

 Hay cosas que cuando se rompen no se pueden arreglar, se rompen en pedazos tan pequeños, que aunque los quieras recoger todos nunca logras encontrarlos. No sé por qué, todo cambia, todo vuelve de nuevo a suceder en un bucle interminable del que quieres huir y no sabes cómo o no tienes las fuerzas necesarias para ello. 

 Puedo ser orgullosa al pensar que yo no seré la primera en caer, sí, lo admito, el orgullo a veces es mi única arma, y pienso romperme antes que doblegarme; no quiero nunca depender de nada ni nadie, y eso me ha ayudado a llegar donde estoy ahora. 

 Me duele borrar lo que escribo, pero lo necesitaba, esos documentos eran parte del pasado y no los quería ver más, ahora empiezo una nueva historia como quien dice, y no pienso dejar que el pasado que ya he dejado atrás emborrone esto que quiero crear a partir de mi presente. 

 Prometo que antes de que me hagan daño, lo haré yo primero, puede sonar mezquino esto, pero una se cansa de ser la única afectada. La barrera que creé hace años tiene fisuras, pero pienso arreglarla para que nadie más vuelva a entrar, no quiero que me vuelvan a hacer lo mismo y ni mucho menos volver a dejarme avasallar. 

 

 Todo lo que escribí en aquellos días ahora me parece infantil, estúpido y sin sentido, no quiero volver a pasar por lo mismo, no voy a dejar que pase de nuevo, no pienso hacerlo. Comencé por borrar de mi historial aquellas parodias que escribí, espero no terminar borrando y cortando todo puente y lazo existentes. 

 Dedicar a alguien algo que he escrito, es lo máximo que puedo hacer por una persona; cuento con los dedos de una mano quienes ahora se merecen tales palabras y dudo mucho que incluya a alguien más en el mismo cofre, no volveré a ser tan estúpida de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s